Telegram

No hay nada como hacer kitesurf, eso no está en duda. Pero si hay algo mejor que eso, es hacerlo en familia, entre amigos, o en pareja. Las posibilidades son infinitas: te enamorarás del lugar, del deporte, apreciarás más a tus compañeros de elección; pero aún más importante, te enamorarás de la persona en la que te convertirás al experimentar este deporte. Al ser un deporte de riesgo controlado, sentirás al final de tu curso que, si puedes aprender kitesurf, puedes hacer muchas cosas más, lo que aumentará la confianza en ti mismo, y el deseo de alcanzar nuevos retos, sin importar tu edad o género.

No importa si es en pareja, en familia, o entre amigos, los vínculos se harán más fuertes y tus sentidos se agudizarán al estar inmersos en una actividad divertida, sana, y emocionante, en la que la pantalla de un celular o una computadora no absorberá la atención de ninguno de los participantes. Eso sí, asegúrate de que alguien tome tus fotos mientras estás aprendiendo y practicando.

Si una de tus preocupaciones es mantener la distancia y evitar aglomeraciones, te aseguramos que el spot donde hacemos las clases en Cancún está alejado de la zona turística y es un espacio de una belleza inigualable para pasarla bien y aprender con tranquilidad. Nuestro otro spot, El Cuyo, es un paraíso menos conocido y con poca afluencia turística, pero por demás encantador. Además, contamos con alojamiento en este lugar, ideal para unas vacaciones solo o en grupo.

Y si vienes con niños, es la oportunidad perfecta para incentivarlos a realizar una actividad deportiva que ofrece las emociones de los deportes de riesgo, pero sin serlo. Y es que el kitesurf es un deporte tan seguro que todos pueden hacerlo. Por otra parte, estimulas su sentido de aventura, pero también de vivir el momento y el presente, de compartir en familia y con la comunidad kitera. Además, es el escenario perfecto para una verdadera conexión entre tú y tus compañeros de viaje o, si vas solo, contigo mismo y los elementos de la naturaleza. Y si sólo quieres practicarlo tú, y tu familia aún no se anima, pues no hay problema. Ellos disfrutarán del mar, que es hermoso, plano, y con poco oleaje en Cancún; mientras que, si eligen El Cuyo, podrán hacer un poco de paddle o simplemente jugar, nadar y relajarse en la orilla. Y como todo empieza con el ejemplo, seguramente se animarán al verte hacer kitesurf para sus próximas vacaciones familiares.

Así que, si tienes dudas de dónde pasar unas vacaciones divertidas, seguras, y con mucha aventura, recuerda que el kitesurf es un deporte que puedes aprender con tu grupo preferido o solo, en los mejores spots de México: Cancún y El Cuyo. La experiencia en cualquiera de los casos será, sin dudas, una de las mejores de tu vida, y con seguridad, querrás regresar cada año a experimentar esas sensaciones que sólo el kitesurf te puede dar.

kitesurf-friends
kitesurf-amigos-cancun
kitesurf-friends-mexico